La virtualización de un centro de datos es la consolidación de los servidores físicos en servidores virtuales, de forma que con menores recursos físicos se puede ofrecer una mayor potencia de procesamiento y almacenamiento. Se crea una capa de abstracción sobre los recursos físicos con la que obtenemos un Centro de Datos más dinámico, flexible y escalable, maxmimizando el uso y simplificando las tareas de administración.

 

10 BENEFICIOS

 

1. Menos acumulación de calor

En un centro de datos unos de los mayores gastos se hace en la refrigeración de los servidores, y se dedican miles de euros en investigación para la eficiencia y bajo consumo de los recursos de climatización. ¿Cómo se puede reducir la emisión de calor? Usando menos servidores. ¿Cómo se consigue esto? Con la virtualización. Virtualizar los servidores implica usar menos hardware, y esto a su vez se reduce a generar menos calor. Generar menos calor en el centro de datos implica menos gastos en refrigeración y menos problemas de sobrecalentamiento en los servidores.

2. Reducción de costes

El Hardware es el recurso más costoso dentro de un centro de datos. Si reduces el hardware necesario para operar tu centro de datos con los requerimientos necesarios y de manera eficiente, reducirás los costes totales. Pero el coste va más allá del hardware, mantenimiento más fácil, menos tiempos de inactividad, menos energía consumida. Con el tiempo todo esto suma para un importante ahorro en costes.

3. Backups más fáciles

No solo se pueden hacer backups de servidor, también respaldos e instantáneas (snapshot) de las máquinas virtuales. Estas máquinas pueden ser movidas de un servidor a otro en tiempo real y sin paradas, poniéndolas en marcha de forma rápida y transparente. Los snapshot pueden ser realizados en cualquier momento, asegurando datos respaldados más actualizados. Estos snapshot pueden ponerse en marcha mucho más rápidos que el típico arranque de un servidor, reduciendo dramáticamente los tiempos de inactividad.

4. Recuperaciones inmediatas

Cuando tienes un servidor físico tradicional que se estropea, el tiempo de puesta en marcha de nuevo depende de muchos factores: tener un servicor de reemplazo listo, tener un respaldo de la imagen del servidor, tener los datos respaldados actualizados recientemente. Con la virtualización todo esto está siempre listo y la puesta en marcha de un servidor virtual es cosa de minutos y unos cuantos clicks. Con los snapshots y sistemas de backup como Avamar, las recuperaciones son inmediatas y casi transparentes para el cliente final.

5. Menos contaminación

Si reducimos la emisión de contaminación no solo ayudamos  a limpiar el aire que respiramos, además ayudamos a limpiar la imagen de nuestra empresa. Los consumidores quiere ver que las empresas reducen sus emisiones de contaminación y se responsabilizan. Virtualizar el centro de datos es el mejor camino a recorrer para mejorar la relación con el planeta y los consumidores.

6. Mejores pruebas de test

¿Qué mejor entorno de pruebas que uno virtual? si comentes algún fallo grave, no está todo perdido. Puedes revertir los datos a un estado anterior previo a un snapshot o backup. Puedes aislar el entorno de pruebas de cualquier usuario para que su trabajo esté online a modo de test, y solo cuando esté probado y terminado ponerlo en producción.

7. Sin compromisos con nadie

Una de las mejores cosas de la virtualización en un centro de datos es la abstracción entre el software y el hardware. Esto significa que no tienes que estar comprometido con un determinado proveedor en particular. A las máquinas virtuales no les importa la marca del hardware sobre las que tienen que funcionar, ni el tipo de servidor ni la plataforma, siempre y cuando se cumplan los requisitos de funcionamiento eficiente y óptimo.

8. Mejor recuperación ante desastres

La recuperación ante desastres de un servidor o máquina virtual son muchísimo más fáciles y rápidos en un centro de datos virtualizado. Con snapshots actualizados al día se puede volver rápidamente a poner en marcha cualquier servidor o máquina. Y en el caso de desastre completo del propio centro de datos, se puede mover todas las máquinas virtuales y servidores virtuales a otro lugar y poner en marcha el centro de datos en cuestión de horas. Tener este nivel de flexibilidad significa que el plan de recuperación de desastres es mucho más fácil, rápido y con plenas garantía de éxito.

9. Servidores uni-servicio

Un servidor todo en uno tradicional auna muchos servicios en una sola máquina, lo que implica que muchos servicios compiten por los mismos recursos, y que cualquier fallo en el servidor afecta a todos los servicios. Con la virtualización podemos tener la opción rentable de separar tantos servicios como queramos en diferentes servidores, lo cuales no se afectan unos a otros en competencia de recursos ni en posibles fallos. Con este sistema obtenemos un centro de datos más robusto y confiable.

10. Servicios en la nube

En un entorno de máquinas y servidores virtuales estamos mucho más cerca de conseguir un entorno a gran escala en la nube, un sistema Cloud Computing. La virtualización nos permite crear una infraestructura dinámica y activa para ir conformando una forma de trabajar pensada en la nube.

www.descom.es